Archivo del sitio

Palabras a Nicoleta

Nicoleta, querida hija mía,

por ti mi vida daría.

Te escribo para aconsejarte

ya que mi obligación es cuidarte.

Tienes siempre que ser buena niña

y aprender a comportarte.

Saca buenas notas, por favor,

si no, tendré que regañarte.

Acuérdate de mí cuando te hagas grande,

ya que yo estuve junto a ti

cuando no eras más que un guisante.

 

 

 

 

 

Hija, haz caso a mamá

Hola, hija. ¿Cómo estás?

Espero que te vaya bien en la vida,

que avances día a día,

que te hagas una mujer decente.

Te esperaré con los brazos abiertos,

con todo el cariño del mundo.

Si en la vida quieres avanzar,

deberás estudiar,

sé que en el mundo triunfarás,

si sigues los consejos de tu mamá

Poema a mi hija, Mandarina

¡No te escondas!

Tienes mucho que aportar.

 

Presenta tus ideas

con ánimo y seguridad.

 

Irás aprendiendo,

solo debes comenzar.

 

Despréndete de tus miedos,

coge fuerza y echa a volar.

 

Vuela pajarito mío,

hacia donde la vida te quiera llevar.

A %d blogueros les gusta esto: