Archivo del sitio

La mansión de Santoña

Esta historia ocurre en una  mansión abandonada en Santoña. Es una mansión oscura, con los cristales rotos, la hierba casi tapa la rota berja y la puerta casi abierta aunque no entra nadie. La gente del pueblo cuenta que hace más de 80 años que la mansión estaba así, que allí vivía la familia mas querida en el pueblo y que por arte de magia desaparecieron, quedando solo la madre de la familia y su gato. Todos dicen que se volvió loca y mató a su marido y a sus tres hijos, pero nadie lo puede comprobar.

Mariam y Mario, tiene que pasar todos los días por delante de la casa para ir al colegio. Siempre tienen la sensación de que alguien les mira desde adentro. Una tarde de invierno al regresar a casa, se fijan que una ventana se ve una sombra y que la vieja cortina se mueve. Aunque están muerto de miedo deciden entra y mirar lo que pasa. Empujan la vieja puerta y ante ellos aparece la magnífica casa que debió ser en su día, pero ahora lo único que tiene es suciedad y olor a muerto. Con ayuda de las linternas de sus móviles encuentran las escaleras que les lleva a la parte de arriba, donde la extraña sombra. Según van subiendo, notan cómo alguien los sigue y no dejan sentir cómo alguien respira cerca de sus orejas.

-¿Nos vamos?- le dice Mariam a Mario.

-¡No!- contesta-. Ya que estamos aquí, algo descubriremos.

Se dirijen a la puerta que lleva a la ventana misteriosa y está  cerrada.

– ¡Qué raro! Si las demás están abiertas- comenta Mariam, y con una patada la echa abajo.

En ese momento un grito de terror sale de la habitación. Allí no hay nadie y todo se empieza a mover. Los niños echan a correr escaleras abajo y salen deprisa de la casa. Ya desde la calle vuelven a mirar a la ventana y ya claramente ven a una anciana con un gato en sus brazos y le mira fijamente Mariam y Mario se van muertos de miedo a casa y prometen no contar nada a nadie y mucho menos volver a entra y mirar a la ventana de la mansión.

A %d blogueros les gusta esto: