Archivo del sitio

SONETO SOBRE EL HAMBRE

Estaba tan tranquila en el sofá,

cuando sentí algo en mi interior,

¿qué hacer para sentirme mejor?

la solución en la cocina está.

 

Cuando me acerqué a la nevera,

la sensación se intensificó,

y un ruido de mi estómago salió

lo que sentía hambre era.

 

Incierta sensación,

que gana a la pereza,

y confunde al corazón.

 

Como hasta que más no cabe,

que gran liberación.

Esto es hambre, quien lo probó lo sabe.

 

Soneto a Popes

Hoy vamos a hablar de Popes

el tiene tal pelocho

que parece el de once ocho ochenta y ocho

resumiendo Popes muy feo es.

Cristian también es muy pesado

tiene el pelo muy duro

que pena que como Calisto no se cae de un muro

aguantarle todo el dia es muy pesaado.

Popes come mucho

es gordo como Alberto Chicote

come helados con 5 bolas y un cucurucho.

Gordo pilae es su mote

casi siempe cuando habla no le escucho

cogería y le pegaría con un garrotre.

https://w.soundcloud.com/player/?url=https%3A//api.soundcloud.com/tracks/327669168&auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true

 

SONETO

Mi vida está llena de colorines

verde, rojo, rosa, como las flores

que nos componen con muchos olores

y la tierra me da ricos tallarines.

 

En sus muy grandes mares con delfines

le susurran los muy suyos rumores

de sus dulces y secretos amores

a sus grandes amigos, calcetines.

 

Los tallarines son unas delicias

su sabor es como uno buen abrazo

envueltos en muy bonitas caricias.

 

Y con sus fideos se forman lazos,

que se rompen quitando mis alegrías

entre muchos llantos y sin abrazos.

ÉRASE UNA VEZ LA TELE DE PLASMA

Érase una vez un bizco con gafas,

érase una vez un ojo intermitente,

érase una vez un barbudo que miente,

érase una vez alguien manazas.

 

Érase un hombre alto como las jirafas,

érase un lobo que nunca lo tengas enfrente,

era todo lo que le rodea demasiado candente,

era la tele de plasma donde salen sus estafas.

 

Érase esta vez un famoso personaje,

érase de nombre Don Mariano,

cuando mueve la lengua tiene su lenguaje.

 

Érase un andarín marrano,

por la tele tenía pinta de montaje,

solo le faltaba el león africano.

El chico cansino

De ella él no estaba enamorada,

cuando sonreía a él le encantaba,

y su alegría le contagiaba,

pero ella ya estaba cansada.

 

Con todos los chicos estaba agobiada,

pero él al otro día lo intentaba,

y a la semana ella un bofetón le daba,

la perseguía hasta que acababa estresada.

 

Hasta que un día se cansó

y a todos les dijo que pararan

pero el acoso no cesó.

 

Seguían aunque les ignoraran

y ella a la policía llamó

para que nunca jamás la molestaran.

Soneto

Cuando a ti te veo aparecer,

siento que algo repugnante me toca;

tu cuerpo se parece al de una oca,

mi cariño no has de merecer.

Jamás me harás estremecer,

la mala leche que tienes no es poca,

eres peor que Juana La Loca,

lo tuyo no es resplandecer.

No debes de ser galardonado,

tu corazón tiene que estar herido,

en tu vida serás coronado,

Siempre te darán por perdido,

el resto de tu vida estarás apenado,

como si te hubieras ido.

La comunión

Qué bonito aquel gran día,

mi hermana estaba muy guapa,

alucinó cuando la regalaron un mapa,

pero siguió con la felicidad que tenía.

 

Después de la misa a comer fuimos,

todos los invitados en bus fueron,

todo tipo de lujos tuvieron

y antes de las tres no comimos.

 

Por la tarde ella jugando estuvo,

con sus primos y algunos amigos,

demasiados regalos caros tuvo.

 

Luego todos merendaron higos,

y comiendo ella se entretuvo,

después, despedimos a nuestros amigos.

 

DESAMOR

Yo estaba enamorada,
Él no me correspondía.
Lo conocí en la abadía,
Y allí me dejó abandonada.

Me quedé bastante parada,
Porque yo no lo entendía.
Él nada me respondía,
Y yo quedé destrozada.

Entendí que había acabado,
Pero un día me le encontré,
Y mi amor no había cesado.

Desde entonces mi pena arrastré,
Mi corazón está desolado,
Y ya nunca me encontré.

SONETO DE LOS TACONES

Hoy se ha puesto a llover,

justo cuando tenía tacones,

los pies me empiezan a doler,

menudo día me espera después.

 

Los tacones se han roto,

y un hombre ha venido a ayudarme,

menudo día, cuánto lo lamento,

estuve a punto de hacerme un esguince.

 

He ido a comprar un jarabe

para que no me duelan los pies,

esto muy bien no sabe.

 

Cuanto dolor esto no es suave,

no voy a llegar a fin de mes,

esto son tacones quen se los puso lo sabe.

SONETO VIII

Pasarse los minutos recordando,

habitando lugares que amamos,

donde todos nosotros volver soñamos,

donde los pájaros siguen cantando.

 

Riendo, viviendo, también bailando

al son de los recuerdos que creamos,

pero sin embargo por aquí andamos

perdiendo el presente, que sigue pasando.

 

Sentirte tan lleno de nada

que en el pasado buscas recuperar todo,

todo lo que te haga sentir hechizada.

 

Como no puede ser de otro modo,

la nostalgia no suele ser deseada,

pero… ¿quién no ha vivido este periodo?

 

A %d blogueros les gusta esto: