Archivo del sitio

TIEMPO DE OTOÑO

No me apetece salir este fin de semana, están cansados  de tanto madrugar,nosotros vemos por la ventana ese C4 gris metalizado que tan buena pinta tenía, la habrán vendido.Me pregunto si mi amiga de Málaga estará comiéndose las uñas, mi Barça empata a 2 . En fin, es sábado y no sé qué hacer, si ver una peli, un vídeo o tirarme en la cama una siesta despierto y lanzar bolas de nieve al techo.

El lunes salió mi vecina a trabajar y  lo más seguro es que me gusta andar sin parar dos horas seguidas. En Escalante nadie hace un descafeinado perfecto, de hecho solo conozco un lugar y está muy  lejos ese abrevadero donde cogí un pez rojo, es precioso,  combina con el naranja.

El cielo azul con algunas nubes, aunque dicen que lloverá la semana que viene, quien sabe. No debe olvidársele al perro de mi vecino que con El Diario Montañés viene un cupón de cubiertos de gran calidad que colecciona la gente. Quizá coja la bicicleta un día de estos, le da mucha pereza a mi padre pero para eso la tengo. De todas formas hoy ha jugado el Gama en casa y han ganado por primera vez en la temporada.

Hace una temperatura como no recordaba, pero recuerdo que el año pasado hizo el mismo calor que hoy, estoy pensando que quizá me coma unas chuches que trajo mi padre. Vamos a recoger la ropa que está casi seca, tendremos que salir a hacer unas compras y mi padre se tomará su descafeinado que no perdona a esta hora. Tal vez nos encontremos un chucho en el portal ladrando será hora de peinarme y ducharme para ir a la cama.

UN DÍA EN LA PLAYA

Ayer yo haré una fiesta, por el contrario nosotros me divertiremos. En tercer lugar, tú os comes un helado porque ellos nos gusta hacerse fotos. En primer lugar, Eva dijo a ti que mañana quiso un regalo; sin embargo, nosotros os la dimos. Yo tengo un gato, pero vosotros os subes a las atracciones. ¡Qué frío hace! Nosotros llamaremos a Celia antes de ayer y él os lo prestó. Rosa y yo te llama al teléfono. Ayer os lo diremos a ellos porque nosotros tenemos ganas de verte a ella.

El atleta está lesionado así que el elefante no pudo correr mañana. ¿Quieren ustedes que él te sirva té? Yo os invito a cenar solo a ti. Por un lado, Carmen piensa que yo te avisaremos, es decir, que a vosotros no les gusta la pizza. Gabriel te está esperándome en la parada del autobús porque ellos necesitan dárselo a ti. En segundo lugar, a ellos nos gusta la camiseta de Carlos ya que yo te vimos por la televisión. Pasado mañana nosotros fuimos a comprároslos a ti, vamos, que a ella les apeteció comer helado.

A mí se te olvidó daros eso a él, por eso quizá hoy nos gustó a vosotros la música antigua. Por otro lado, tú no lo llevabas puesto, quiero decir que su hermana os llamó a ellos. En cuarto lugar, no me ríe de lo que le pasa a Pedro y Lorena debido a que te gusta las chocolatinas. El fin de semana que viene no compré los que nos hacía falta y no nos apetecía a ella ir.

 

texto incoherente

Un día , estaba yo en mi casa con mi perro y me trajo el hueso para que se lo lanzase , pero en vez de eso se puso a llover en mi baño , yo estaba congelado de frío,  y por eso me fui a la playa a y allí me abrigué y vi un pájaro bucear y me lo comí con pan . Estaba muy rico el pájaro y empezó a nevar en Irlanda y yo estaba en Lanzarote , entonces me volví a bañar y me reí mucho porque tenía ganas de jugar al fútbol con un mono,  pero de repente apareció mi perro y se comió al mono y se cabo el partido.

FIN.

UN PASEO POR LA PLAYA

Un día normal y corriente, a las ocho y veinte de la mañana, yendo al instituto, me encontré a una anciana con unas cuantas bolsas, y un chico pasó al lado suyo, la anciana dijo educadamente:

-Perdón por molestarle, ¿podría ayudarme con las bolsas? Mi casa está justo allí.

-Tú flipas, tengo prisa, tía, así que paso-le contestó el chico.

Me pareció muy maleducado, ayudé a la chica embarazada con el carrito de bebé y seguí mi camino hacia las clases de saxofón. Cuando llegué a casa de amigo, su madre me preguntó qué quería cenar, porque me iba a quedar a comer allí todo el día. Después de desayunar con mi abuela, fui a dar un paseo por el monte para después ir al trabajo de mi padre y pedirle dinero para comprarme una chuches.

Por fin estaba con mi amigo, y fuimos a comprar unos skates para ir a jugar al jardín. Cuando llegamos a casa comemos y después fuimos al instituto. Teníamos asignaturas aburridas, y no estábamos juntos porque el jugaba al fútbol y yo al baloncesto.  En el recreo fuimos con más amigos y me lo pasé muy bien.

A %d blogueros les gusta esto: