Archivo del sitio

ODA A MI MÓVIL

Oh móvil, móvil querido,
que eres tan cómodo y tan pequeñito.
Tú que en tu interior,
guardas toda mi información.
Gracias a este grandioso invento
por habernos hecho la vida más fácil,
aún que este sea un poco frágil.
Gracias, móvil, por todos tus avances,
que nos hacen vivir sin tantos percances.
Porque gracias a ti tenemos comunicación,
lo cual mola un montón.

Doscientos gramos

Calma, música de fondo, disfruto,

Doscientos gramos, y todo el mundo en mis manos.

Novelas, poemas, ensayos, diccionarios…

Doscientos gramos, y toda la cultura en mis manos.

En casa, en el autobús, en la cama.

Doscientos gramos, ese es el peso en mis manos.

Toco la pantalla, otro libro comprado.

Doscientos gramos, mil libros en mis manos.

El bosque no sufre.

Doscientos gramos, un e-book en mis manos.

Oda a la cámara

Oh cámara,

que me recuerdas

cada momento vivido.

Con ese zoom

que me ayuda a ver

lo invisible.

Tú, que con ese flash

mejoras cualquier

tipo de belleza.

Oh cámara,

cuanto te admiro.

Oda a la Play Station.

Para pasar las tardes tranquilo,

solo o con tus amigos,

haga sol  o haga frío,

siempre te quedas conmigo,

puedes con el micrófono

hablar con tus amigos,

aunque usarte sin internet,

resulta un tanto aburrido,

¡Oh, Play! Nervioso yo te digo,

no sé que haría, si no estuvieras conmigo.

ODA AL AVION

Oh, gran pájaro del cielo,

que surca sin temor

el mundo entero

llevando pasajeros,

ya sean sordos o ciegos.

 

Tú, que estas en los cielos,

cruzando los Alpes sin miedo

a una altura de terror,

que puede llevar así

copilotos siniestros.

 

Cámara de fotos

Tú eres quien me ayuda a recordar momentos

quien me graba,

me saca fotos con la gente que quiero.

Por ti puedo ver momentos vividos.

Con solo un click puedes hacer

como una pintura en un lienzo.

Ultimamente sirve mucho para eso

que se llama “selfies” que sales haciendo 

caras raras.

Selfie en el baño, selfie en la calle, en la playa

y todo gracias a ti. 

¡Por ti me haré un selfie contigo!

 

ODA AL AVIÓN

Oh gran pájaro del cielo

que surca sin temor

el mundo entero

llevando pasajeros,

ya sean sordos o ciegos.

 

Tú, que estás en los cielos

cruzando los Alpes sin miedo

a una altura de terror

que puede llevar así

copilotos siniestros.

Los cascos

De todos los colores y tamaños,

hechos para la intimidad

compañeros del tiempo libre y la soledad,

vosotros me alegráis el día a día,

sois la fuente de mi alegría.

Vosotros me permitís escuchar música

mas no solo eso,

con vosotros ella es inaudible,

es completamente invisible.

Oh, cascos, os lo agradezco.

 

Oda al secador de pelo.

Oh, dulce y fresco revuelo

que con el viento y la brisa, caliente o frío,

me secas todo el pelo,

aunque a veces me lo dejes mal y feo.

Oh secador de pelo,

fantástico invento,

aunque algún día me haya quemado,

lo sigo utilizando,

porque te necesito

para cuando hace malo.

 

 

 

 

 

 

Oda al móvil

Tú, que me permites hablar con quien yo quiera,

ya sea un minuto o muchas horas.

Tú, que me dejas sacar las mejores fotos,

y compartirlas donde sea.

Tú, que sabes, querido móvil, que en momentos de espera

en el médico o en el dentista,

me entretienes más que una revista.

Tú, que me desesperas cuando no queda más batería,

cuando la memoria se te llena, o el día que te caíste en la bañera.

Tú, mi avance tecnológico favorito.

 

A %d blogueros les gusta esto: