Archivo del Autor: jofrandievi01

Soneto con sentimiento

Yo tenía que reflexionar mientras dormía,                                                                                                    no sé en qué pensar para hacer un cuarteto,                                                                                              catorce versos componen este soneto,                                                                                                        vi las respuestas en aquel rostro que sonreía.

 

Ya casi estoy acabando esta melancolía,

tendré que buscar en un secreto

en nada voy a empezar el primer terceto

tengo un sinfín en la memoria mía.

 

Por el primer terceto estoy empezando

todavía estoy triste por el daño que me hiciste,

me preguntaron que si lo estaba acabando.

 

Este terceto se me está ablandando,

en un momento recordé que de la mano me cogiste

con todos estos sentimientos lo estoy terminando.

Anuncios

EL HIDALGO Y SU SERIE

Un día Don Quijote, Alonso Quijano, se puso a ver una serie de televisión, se titulaba ” The Walking Dead “. Se puso a verla noche y día, día tras día, semana tras semana, no se despegaba de su televisor. Pero de pronto un día se levantó de su cama, fue a su salón y la tele no encendía. Llamo al técnico para que fuera a su casa a ver lo que le pasaba a su televisor, pero estaba estropeado. Le dieron un televisor de última gama como recambio temporal, también le dieron unas gafas 3D. En ese mismo día, continuó con la serie.

Al día siguiente probó sus gafas 3D, se sorprendió tanto, parecía real y tenía miedo, lo cual le llevó todo esto a hacer una barricada en su propia casa. Al próximo día se levanta muy despacio con mucho sigilo, estaba un poco trastornado con la serie, deliraba. Oyó un chillido que venía del bosque. Se vistió, se puso su armadura y se llevó consigo una espada. Se fue al bosque, caminó por un barranco y se cae contra una roca. Pasaron 3 días desde la caída, seguía en el bosque, de pronto ve algo a lo lejos y era el carnicero que fue a tirar unos desperdicios al bosque, y al estar manchado de sangre, Don Quijote lo confundió con un zombie y se lo cargó.

Camino al pueblo se emborrachó porque hizo un asesinato. Él, todo borracho, vio a los habitantes convertido en zombies, Don Quijote se puso a hacer picadillo a todo el mundo que se le cruzaba. Entró a su casa, cerró todo y se fue a su cama. A la mañana siguiente se levanta, sale afuera y ve que todo el mundo seguía vivo, y él, confuso, se desmayó. Abrió los ojos y estaba en medio del bosque, vio un zombie de verdad y no le hizo caso, pensó que era el golpe que se había dado antes. Se marchó a su casa, se durmió y ese mismo día después de ha verse echado una siesta larga miró por la ventana y todo el mundo era zombie.

Tratado VIII: De cómo aprendí a latigazos

Yo por aquel entonces, no tenía trabajo, por lo cual pasaba mucha hambre y nadie me daba una limosna. Cuando estaba a punto de perder la esperanza, apareció una chica, era joven, me dijo su nombre, Laura. Me llevó a su casa, me dio de comer y me dio cobijo.

Al día siguiente, hablamos, y me puso a trabajar en el campo, me pagaba las horas que hacía. Todo fue bien hasta que un día, ya después de trabajar, me tomé un descanso, como no estaba, fui a la nevera y cogí una cerveza. Cuando me cayó la última gota, me dieron por la espalda, tal golpe, que me desmayé y quedé aturdido.

Cuando consigo despertarme, vi a Laura sentada sobre una silla, con un látigo. Yo estaba encadenado, no sabía lo que iba a pasar. Laura se levantó con el látigo, me dijo:

– ¡¿Cómo pudiste ir a la nevera y tomar algo?

Según estaba trabajando, incliné la cabeza y le supliqué, pero era ya demasiado tarde cuando recibí el primer latigazo. Estuvo durante media hora dándome, cuando ella paró, me puso algo en la nariz, porque me dormí. Pasó un buen tiempo hasta que me desperté, cuando consigo la calma, noto que no tengo heridas y parecían estar curadas. No sabía dónde me encontraba, pero por aquel instante parecía estar en la calle, nadie se me acercaba. Y cuando miro en mis bolsillos, veo que tenía 10 000 euros. Quedé impresionado, pero llegué a pensar que Laura era una buena mujer y me dio una lección:”no pidas más de lo que te puedan dar”.

Con ese pensamiento marché a buscar una vida nueva y nunca olvidaré a Laura.

Coplas a la muerte de mi gato

¡Oh, gatito de mi alma!

Dormía tan tranquilito

aquella vez.

Sueño aquella mirada,

recuerdo aquel arquito,                                                                                                                                                                                                           testadurez.

La cagaste al tirarte,

¿por qué hiciste aquello?

¡Vaya gato!

No sé cómo olvidarte.

Este mundo será nuevo,

sin mi gato.

El pájaro y el Señor

Una vez hubo un señor que en su casa cuidaba de ruiseñor.

El pájaro había tenido un mal caer y el señor le fue a socorrer.

Cuando el ave se curó, al señor recompensó,

por suerte el ruiseñor dos deseos le ofreció.

El primero será tener buena vida y el segundo es dar paz deseó.

Cuando el pájaro voló, una desgracia le causó

pues un gato lo vio y el pájaro cayó,

porque el gato se abalanzó.

El señor al ver al gato fue y le atizó.

El animal ningún daño presentó

pues más poderoso que antaño se volvió.

De él un poder surgió pues el ruiseñor al ver al señor poderes le dio.

El gato no parecía un gato sino un león.

El señor con el gato combatió y al final el señor ganó.

Pues tremenda paliza le metió.

Liberando al ruiseñor, el hombre sonrió.

El ave se marchó y el señor feliz se quedo.

El viaje a mi casa

Mi amigo está de repente en la Tierra, me dijo, saqué dos, y ahora me encuentro en la cama del vecino. Yo compro cosas, el mundo.

La luz, como guapa y ventana de goma. Va con cascos y corriendo, en voz espacial. Ayer me pasé con, es el mejor final del día.

Explosión de frío en la bicicleta, desde el nublado el Sol cojo y corriendo. Los ratones experimentan, la tele es un invento innovador.

El cielo que botella y árbol dijo hoy un balcón, que la cucaracha de gafas. Unos pájaros, el teorema de tales es de lo más, fin.

Él no paseo peces, estuve allí donde fuese. Mesa el lápiz , la cuerda mucho en cabeza, un ratón y más. La fiesta estuvo, animal rojo.

Letra le enchufé audio, los faltas conducían la página pocas el tijeras. Los engranajes fundí la bombilla, unas zapatillas vídeo con él.

Con zapatos cortó bolígrafo la mochila, adiós el volumen y prohibió la ardilla tubería. 5 frutas con cita, la galería estaba minientrada.

Apagó las chaquetas con pelo largo. Dibujó la negrura espesa y rompió de cola española y ordenada. Un día estuve, el gato más rápido.

Hice la gaviota, vi escapando en un demonio, compré en rápido.Un bomba el estuche fuerte. Las fotos como cubiertos, la caja explotó

De asma, pizarra el cuaderno fue la ventana, agenda es extintor voladora con ojo azul. Construir cosas el flequillo, un boli tiene misterio.

 

Haikus

Los japoneses

tienen fama por ser

los aristas malos.

 

Aquel camino

siguen recorriendolo

personas listas.

 

Esos saltan más

que la tierra en su mejor

momento.

Greguerías

Las puertas abren dimensiones en las casa.

Las letra hacen filas en la pizarra.

Los colores son versos de la pintura.

Anaglifos

La fruta,

la fruta,

la gallina,

la disfruta.

 

El gato,

el gato,

la gallina,

y el zapato.

 

La rata,

la rata,

la gallina,

y la lata.

Un Romance

                                                                                                  Cuando pienso me arrepiento                                                                                                                                                                                                         por saber y conocer                                                                                                                                                                                                              lo que yo quiero alcanzar                                                                                                                                                                                                           lo que llegue a suceder                                                                                                                                                                                                                 sé lo que ago                                                                                                                                                                                                                              saldré al amanecer                                                                                                                                                                                                                       tardaré en venir                                                                                                                                                                                                                      voy a enloquecer                                                                                                                                                                                                                 estoy lejos de mi destino                                                                                                        moriré al anochecer.

A %d blogueros les gusta esto: