Archivo del Autor: andrespicavea

Texto Argumentativo

                                     Defensa De Una Madre A Su Hijo

      El personaje que yo he elegido es el Doctor Octopus de la película de Spider-Man.

      Por medio de las redes sociales están pidiendo que se acabe can la vida de Octopus. Yo como su madre que soy voy a intentar que todos entendáis  a mi hijo.

      Octopus ha tenido una infancia muy difícil; su padre murió cuando él nació y se ha criado conmigo. Yo tenia que trabajar mucho y no pasaba tiempo con él. Así que, a medida que se hacía mayor, me costaba entenderme con él. Entonces Octopus se encerraba en su cuarto y empezó a crear su propio mundo.

       Yo le quiero mucho pero no he sabido demostrárselo. Mi hijo es una persona encerrada en sí misma, pero en el fondo es buena persona.

      Sé que ha hecho cosas muy malas, pero la muerte no se le desea la muerte a nadie, ni a tu peor enemigo.

      Por eso se me ocurre que lo que sí se puede hacer es castigarle de alguna manera; y una de ellas es que reconstruya todo lo que ha destruido.

Anuncios

DISCURSO DEL REY

Queridos españoles y españolas: ha pasado un año más y os quiero hablar de cómo están las cosas, hacia donde van a ir y a felicitaros las Navidades.

Las cosas no han ido como se esperaba: el IVA es alto; hemos tenido problemas con las elecciones… pero esperemos que este próximo año todo vaya mejor y todos tenemos que luchar para que esta sociedad funcione mejor. Si nos apoyamos unos a otros seguro que lo conseguimos.

Luchemos entre todos para dejar un mundo mejor a nuestros hijos.

Como rey de España:

 

¡Os Deseo Feliz Navidad!

 

 

CASA DEL TERROR

En la noche de halloween, dos hermanos (Lucas y Oscar) fueron a la casa del terror. Los encargados les dijeron que tuvieran cuidado porque iba a dar mucho miedo. Pero los dos dijeron:

-¡Queremos entrar!.

Se pusieron en la fila y justo delante de ellos había una cuadrilla de niñas chillando de miedo y eso que todavía no habían entrado.

A las nueve de la noche, después de hacer una larga cola, les tocó entrar. Iban muy ilusionados por el miedo que iban a pasar. Llegaron a una sala oscura llena de telarañas , bichos y ratas por el suelo, y justo cuando se iban a otra sala salieron dos zombis y les impidieron el paso. Ahora si empezaban a asustarse.

Cuando iban por el túnel les salieron payasos diabólicos que les iban agarrando. Lucas que era el menor se aferró a la mano de Oscar. Todos los visitantes chillaban y las luces se encendían y se apagaban dando más miedo todavía.

De pronto Oscar se dio cuenta de que Lucas ya no estaba a su lado y empezó a llamarle:

-¡ Lucas! ¡Lucas! ¡Esto no tiene gracia! – pensando que le quería gastar una broma. Pero no era así. La gente que había allí se puso a buscarle y no le encontraban. Estaban todos preocupados porque había desaparecido por arte de magia.

De pronto Oscar vio un pasillo muy oscuro lleno de murciélagos, y como a Lucas le gustaban mucho se imaginó que estaría por allí. A gritos se puso a llamarle y de repente oyó una voz llorosa pidiendo auxilio. Parecía la voz de Lucas, pero venia del suelo. ¿ Se le había tragado la tierra?

De repente tropezó con algo. Era una trampilla; pidió ayuda a los visitantes de la casa. Entre todos lograron abrirla, había escaleras  rotas y chirriantes. Bajaron por ellas con mucho cuidado y allí, al fondo, a oscuras  y encogido se encontraron a Lucas dentro de una jaula. Abrieron el candado y le sacaron justo cuando llegaba el payaso diabólico.

Entre todos consiguieron meter al payaso en la jaula………..

 

 

CONTINUARÁ……..

 

 

 

El diente encantado

Alejandro y sus amigos fueron al monte de botellón y luego estuvieron contando historias de miedo. Y era el turno de Alejandro y así empieza la historia:

Érase una vez en el monte de Santoña había un diente encantado porque un día a un niño se le cayó. Este no lo encontró así que un día fueron una pareja de brujos, encontraron el diente y lo encantaron para espantar a la gente que subieran. Pero un día una familia subió al monte y el diente les asustó, pero salieron para el lado contrario; corrieron y corrieron hasta que perdieron de vista al diente. Se metieron por un camino estrecho que a un lado había un acantilado pero a estos no parecía que les importaran solo querían escapar del diente. Se escondieron en los matorrales.

Uno de los chicos dijo:

-¡Me quiero ir a casa!

Entonces otro le tranquilizó para que el diente no les oyera pero la mala suerte es que era tarde porque el diente ya los había encontrado. Este les dijo:

-Solo quiero salir de esta maldición. Y solo ahí una solución, tengo que beber el agua maldita.

Los niños dijeron:

-Nosotros te ayudaremos. ¿Pero dónde hay que encontrarla? Tendrás que venir con nosotros.

El diente contestó:

– Vale, yo tengo miedo a la oscuridad.

Entonces se pusieron en marcha. El diente se estaba quejando por todo el camino y los niños estaban hartos de escucharle así que le dijeron:

– Te puedes callar.

Y el diente les dijo:

– Me estoy cagando de miedo…

El niño desaparecido

La búsqueda del niño desaparecido en Navia se extiende 

El pasado lunes fui de paseo por la costa con mi hijo Hugo Brandomm, mi hermano mayor y su hijo, mi sobrino, que es de la misma edad de Hugo, 4 años. El tiempo estaba inestable: sol, nublado y algo de viento; temperatura buena para andar. Fuimos hasta la playa para que los niños se entretuvieran jugando con la arena y mi hermano al que le gusta mucho el fútbol, llevaba una pequeña pelota.

Nos pusimos a jugar y no nos dimos cuenta de que el cielo estaba oscureciendo, las olas cada vez eran más fuertes y altas; mi hermano y yo nos pusimos a mirarlas. No nos dimos cuenta de que habíamos dejado a dos niños pequeños solos jugando con la pelota cerca del mar. De repente los gritos de mi sobrino nos alertaron de que algo estaba pasando. Hugo fue a buscar la pelota a la orilla, cuando de repente una ola se le tragó.

Mi hermano y yo nos tiramos al agua pero no lo conseguíamos verle, pues las olas eran más altas que él. Yo me puse a llamarle como loco; empezó a llegar mucha gente, pero nadie le veía. De repente apareció un surfista sobre una ola y ¡Oh, sorpresa! Hugo estaba sentado en la tabla y con la pelota entre los brazos.

Le agarré con todas mis fuerzas y le expliqué lo que había pasado; le enseñé toda la gente que había alrededor, más de 1.000 personas, y todas le habían estado buscando. El surfista me dijo que se le había encontrado agarrado a la pelota y flotando; y que no estaba asustado.

Nunca olvidaré ese día, y siempre estaré agradecido al surfista. Desde entonces cada vez que me llevo a Hugo de paseo no lo pierdo de vista.

 

Yo con 25

Me llamo Andrés Domínguez y acabo de cumplir 25 años. Soy moreno, tengo el pelo corto y negro, los ojos los tengo marrones, mido 1 metro 70 cm. Vivo en Santoña, pero ahora estoy en Ávila en la academia de Policía Nacional  porque estoy preparando la oposición para ser policía. Estoy delgado porque estoy haciendo mucho deporte para prepararme para las  pruebas físicas. Y encima estoy estudiando mucho porque si paso las pruebas físicas tengo que hacer las Pruebas Académicas. Tengo que aprobar para empezar a trabajar en lo que toda la vida he deseado.

Si saco la oposición me pueden destinar a cualquier sitio de España; aunque a mí me gustaría que fuera por el norte, ya que tengo a mi novia y a mi familia allí.  Mi novia también está preparando oposiciones para profesora. Cuando tengamos el trabajo estable formaremos nuestra familia; aunque el problema es dónde nos destinarán, tanto a mí como a mi novia. Tengo coche y voy a verla cada quince días; no es plan pasar tanto tiempo en la carretera.

Me considero buena persona porque no me meto con la gente y tengo muchos y buenos amigos. Me siento a gusto conmigo mismo y soy una persona feliz.

Mimo, Mima, Moma: Cocinero

El oficio que he elegido ha sido el de un cocinero.

Lo que tiene que hacer un cocinero es preparar la cocina para empezar a cocinar, lo primero es poner las cazuelas, luego encender los fogones y echar las verduras o lo que vayas a comer. Luego se prepara en los platos y después a comer.

Receta Imposible: Bizcocho de Lagarto

Ingredientes:

-4 huevos de cocodrilo.

-250g de leche de cangrejo.

-50g de lágrimas de toro.

-100g de grasa de ballena.

-150g de lava de un volcán.

Realización:

Una vez tengamos todos los ingredientes, echamos los huevos en un bol ( sin cáscara), los batimos y vamos echando la leche poco a poco sin dejar de batir. Añadimos las lágrimas de toro y la lava del volcán. Cuando esté todo batido lo dejamos reposar.

Ahora en un recipiente aparte echamos la grasa de ballena y la extendemos. Encima echamos la mezcla que hemos elaborado y lo metemos en el horno. De vez en cuando pinchamos con un tenedor y cuando veamos que sale sangre ya está listo.

¡Buen Provecho!

Efectos:

Una vez que has comido un trozo del bizcocho notarás una energía extraordinaria y serás capaz de volar muy alto.

A %d blogueros les gusta esto: